A 25 años de la gran hazaña de Vélez

El 1 de diciembre de 1994 "El Fortín" le ganaba 2 a 0 a Milán y se consagraba campeón del mundo.

Vélez y Milán llegaban a Japón para jugar la Copa Intercontinental y el ambiente del fútbol en general, pensaba que los italianos eran amplios favoritos para quedarse con el título.

El equipo que dirigía Fabio Capello había aplastado al Barcelona en la final de la Copa de Campeones (así se llamaba en aquel momento) al imponerse por 4 a 0.

Por su parte, los de Carlos Bianchi habían superado en la tanda de penales al San Pablo de Brasil en el Morumbí, luego de ganar 1 a 0 como local y perder por el mismo resultado como visitante.

Aquel partido ante el poderoso Milán, Vélez formó con Chilavert., Almandoz, Trotta, Sotomayor y Cardozo., Basualdo, Gómez, Basseda y Pompei., Flores y Asad. Bianchi mantuvo el 4-4-2 con el que había jugado gran parte de la Copa Libertadores.

Enfrente estaban los Baresi, Maldini, Boban, Savicevic y compañía que ya tenían experiencia en esa clase de partidos, ya que cayeron frente a San Pablo un año antes, y en 1989 y 1990 habían siperado a Atlético Nacional y Olimpia, respectivamente. Además,  Tassotti, Baresi, Maldini, Albertini, Donadoni y Massaro formaron parte del Seleccionado de Italia que salió subcampeón en el mundial de ese año.

Sin embargo, los de Bianchi tuvieron entrega, convicción, mentalidad ganadora, orden, equilibrio, personalidad y contundencia para derrotar a un rival que tenía todas las de ganar. 


Redacción: Gabriel Tarquinus.