Después de un partido importante como una Final de Champions League, ¿Qué tengo que pensar?

¿Realmente salir segundo fue un fracaso?

El sábado 28 de mayo de 2016 se celebró la Final de la Champions League entre el Real Madrid CF y el Atlético de Madrid. Después de un duro partido, tras el empate a uno después de los 90 minutos primeros y también en la prórroga; tras que el Atlético de Madrid fallara un penalti durante el partido y perdiera la final en la tanda de los once metros, en la rueda de prensa posterior, el entrenador del Atleti, el “Cholo” Simeone dijo algo así como “Ser segundos es un fracaso. Tengo que pensar sobre ello”.

El director técnico en este Atlético de Madrid ha sido capaz de, en tres temporadas, ganar una Liga Española y jugar dos finales de Champions League (la primera la perdió también contra el Real Madrid en la prórroga, después de que el equipo merengue le empatara en el minuto 93 del tiempo reglamentario). Según parece (visto desde fuera, en los medios de comunicación, al ver los partidos...), Simeone dota a su equipo de un carácter especial, es capaz de que sus jugadores sepan qué tienen que hacer cuando están jugando, les centra en el presente y maneja adecuadamente otros aspectos psicológicos desde su rol de entrenador buscando así el máximo rendimiento de su equipo.

“Tengo que pensar”, decía el “Cholo” después de esa final. ¿Pensar en qué? ¿Perder la final fue un fracaso?, se preguntaban periodistas, comentaristas deportivos, telespectadores...

Desde la psicología del deporte sabemos que centrarse en el presente, hacer lo que depende de uno, estar motivados orientados a la tarea (sin perder de vista los objetivos de resultado), generar ilusión y ser realista son aspectos fundamentales para alcanzar el éxito deportivo (a través de dar lo máximo de cada uno). Es decir, manejar aspectos psicológicos como la motivación, gestión del estrés, autoconfianza, activación, cohesión de equipo... adecuadamente es lo que marca el alto rendimiento psicológico en el deporte. Parece que Simeone también lo sabe y busca que su equipo (aplicando estrategias psicológicas desde su rol de entrenador) se mantenga en ese alto rendimiento deportivo sobre todo en las grandes citas.

Sobre esto, hay un aspecto clave y tiene que ver con el realismo. Es decir, analizar de verdad las opciones tanto propias como las del rival como los condicionantes externos para así hacer lo máximo que se pueda: en definitiva, plantearse ideas potenciadoras que beneficien el rendimiento psicológico. Es un concepto que tiene que ver con la psicología cognitiva y que, bien utilizado, es muy poderoso para rendir al máximo.

Analicemos, después de la “autopregunta” de Simeone algunos aspectos relacionados con este tipo de ideas durante o antes del partido jugado:

·         “Es el partido más importante de mi carrera”, es algo que planteó algún jugador antes de la final. Pregunto, ¿qué ocurre cuando le damos una alta importancia a un resultado, cuándo le damos mucho “peso” al hacer algo? Respuesta: si no controlamos bien esa presión añadida, seguramente al actuar el “peso” que debemos soportar evite estar lo suficientemente “ágil” en el momento de realizar una acción concreta. Sí que lo importante es “fluir” al actuar y no estamos “ágiles”...

·         Decisiones respecto al plan de actuación del partido: el entrenador toma decisiones que afectan al “estado mental” (además de a los aspectos físico-técnico-tácticos) de los jugadores. Por ejemplo, cuando estás dominado el partido si realiza un cambio más ofensivo o todo lo contrario. ¿Qué mensaje le das a los jugadores cuando estás a punto de realizar un cambio ofensivo y después no lo haces? ¿Es adecuado para ese momento? ¿Cómo les afecta?.

·         Qué hacer durante las semanas previas: en este partido, los dos equipos que se enfrentaron estuvieron quince días sin competir. Algo realmente atípico para su temporada donde prácticamente todas las semanas han jugado entre semana y el fin de semana siempre. ¿Cómo gestionaron esas dos semanas? ¿Quizás sufrieron más esa falta de actividad los jugadores del Atlético sobre todo en los primeros 20 minutos de la final?

·         ¿Cómo se autogestionó el propio entrenador y el cuerpo técnico?: al igual que los jugadores, el tiempo de espera (dos semanas), los momentos previos y todo lo relacionado con el manejo de “tiempos muertos”, reuniones entre los entrenadores, prensa, pensamientos... tiene importancia. Esa “auto gestión psicológica” influye (y seguramente más en el caso de un entrenador como Simeone) en el trato con los jugadores y respecto a lo que transmite a los futbolistas.

·         ¿Qué tipo de mensajes se “mandan”? Y no sólo justo antes del partido, sino las semanas previas, prensa... recordemos que en función de las ideas o mensajes que “tengan en la cabeza” los jugadores cuando compiten, rinden. Si se mandan (por diferentes vías) los mensajes adecuados, seguramente los futbolistas rendirán a un alto nivel. Si no...

 

Estos cinco son aspectos que considero claves a analizar después de un partido como la final de la Champions League mencionada y pensando en lo que dijo el propio Simeone y en ideas potenciadoras realistas, en busca de alcanzar el máximo nivel de rendimiento y resultados.

 

Un gran ejemplo de cómo analizar bien lo sucedido en busca de esas ideas potenciadoras y el alto rendimiento era otro referente Atlético como Luis Aragonés, el entrenador que cambió la historia de la Selección Española de fútbol ganando la Eurocopa 2008 superando (por fin) los cuartos y además a los penalties contra Italia. Y, además, participó activamente como jugador en la primera final que perdió el Atlético de Madrid en la Copa de Europa de 1974. Parece que analizaba muy mucho aspectos como los mencionados aquí.

 

Mi intención en este artículo era mostrar la importancia de los detalles, de aprender de lo sucedido, de manejar adecuadamente los momentos y estrategias que tienen una fuerte incidencia psicológica para así ser capaz de dar el máximo con grandes opciones de lograr la victoria. Es un trabajo que debe de hacer el entrenador y los demás técnicos que, si es con la ayuda de un psicólogo del deporte especializado, que conozca el entorno, métodos del entrenador... controlará más estos pequeños grandes detalles que se tornan fundamentales.

 

¿Tiene que pensar Simeone? ¿En esto que propongo o en otras cosas? Ciertamente él lo sabrá; aunque lo explicado en este artículo bien puede ser un ejemplo de cosas a analizar después de ese partido que tienen una gran importancia en el funcionamiento psicológico de los futbolistas y del equipo.

 

David Peris Delcampo

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección