EL JUGADOR IMPRESCINDIBLE: EL EQUIPO

Tener consciencia de equipo nos hace mejores personas.

 Un jugador habilidoso, veloz, dominante y egocéntrico es solo un jugador prescindible; un jugador con consciencia de equipo, de espíritu de grupo y con una clara empatía, es un gran jugador imprescindible.

En una ocasión fui a ver el comienzo de un campeonato infantil. Cuando estaba en la premier de los equipos pude ver que había un grupo que se encontraba aislado mirando como los demás hacían su presentación.

Pregunté ,como curioseando al organizador, por qué esos niños estaban solos a un lado; me contestó que esos eran los que habían “SOBRADO” cuando se formaron los otros equipos: son los gorditos, los patas duras, los “NERDS”... 

Sin salir de mi asombro y no pudiendo entender tamaña discriminación inhumana, le pregunté si aún había tiempo para inscribir un equipo más. 

Claro, me contestó; ¿qué equipo?

El de aquellos niños que me mencionaste! - le dije.

No tienen entrenador, nadie los preparó.

Pues ya lo tienen! repuse; seré yo.

Ese campeonato lo hemos ganado; con los mismos niños que habían sido discriminados y la siguiente temporada lo hemos vuelto a hacer, fueron los primeros bicampeones que hubo en esa categoría.

¿Milagro? ¿Magia?, ¿trampa?; NO, ¡EQUIPO! Nadie vio la capacidad que esos niños tenían para trabajar en equipo, eran como hermanos, eran como una unidad de soldados de elite emocional. Lo que uno no podía hacer, lo hacía otro, o quizás una combinación de recursos suplantaba lo que se carecía. El que no era veloz, fue determinante en la defensa, el flaquito corría como el viento, el petizo era escurridizo, el gordito una muralla infranqueable y todos... UNA FAMILIA. No teníamos ninguna estrella, pero fuimos una galaxia.

Tres de aquellos niños hoy son profesores de educación física formativa, otros crearon empresas exitosas, algunos son profesionales dedicados a fomentar lo social. Y todos, todos son SERES HUMANOS MARAVILLOSOS.

Han pasado 20 años de aquella epopeya y en cada una de sus casas está el cuadro que les motivó a vivir cómo hermanos, la foto de un grupo de niños que les enseñó a ser hombres.

Si educamos a los entrenadores, a los docentes y profesores a ver a las personas, el mundo sería más humano.

Theo Gambarini- Neuro entrenamiento deportivo. Formador de una generación de entrenadores y deportistas del futuro.

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección