CONECTIVIDAD CEREBRAL Y LESIÓN MUSCULOESQUELÉTICA

Los avances en te?cnicas de neuroimagen y la aplicacio?n de e?stas al campo de las ciencias del ejercicio y la fisioterapia nos esta? permitiendo entender mejor la relevancia que tiene cerebro en la prevencio?n y rehabilitacio?n de lesiones deportivas.

Una de las lesiones ma?s estudiadas en relacio?n a los potenciales cambios neuropla?sticos observados en el cerebro es la lesio?n de ligamento cruzado anterior (LCA). Casi todas las investigaciones hasta la fecha han analizado estos cambios cerebrales despue?s de haberse producido la lesio?n. Es lo?gico pensar que cuando se produce una disrupcio?n del ligamento se produzca tambie?n una alteracio?n de la informacio?n en vi?as aferentes propioceptivas generando compensaciones motoras y una remodelacio?n del sistema nervioso central (SNC) [1,2]. Esta situacio?n puede derivar en errores de coordinacio?n motora resultando en un excesivo valgo de rodilla que, sumado a la cantidad de estre?s meca?nico, acabe generando dan?os en el LCA [3].

Es posible que estos patrones neurolo?gicos observados despue?s de la lesio?n puedan estar tambie?n presentes (en parte) previos a lesio?n de LCA [4–6] y contribuyan al mecanismo inicial de lesio?n [7].

A esta cuestio?n han intentado dar respuesta en una investigacio?n prospectiva recientemente publicada [7] en la que evaluaban a jugadoras de fu?tbol utilizando resonancia magne?tica funcional (fMRI) para observar la conectividad cerebral en estado de reposo. Dos de

las atletas investigadas sufrieron una lesio?n del LCA y compara?ndolas con el grupo control (8 jugadoras no lesionadas) mostraron una menor conectividad entre el co?rtex sensorial primario (S1) izquierdo (una regio?n del cerebro relacionada con la propiocepcio?n) y el lo?bulo posterior derecho del cerebelo (relacionada con el equilibrio y la coordinacio?n).

Esta es la primera investigacio?n que analiza caracteri?sticas especi?ficas del cerebro que podri?an contribuir a una posterior lesio?n, las diferentes publicaciones hasta el momento observaban cambios neuropla?sticos cerebrales una vez se habi?a producido la lesio?n [5,6,8–10].Valorar la conectividad funcional cerebral a trave?s de la fMRI permite diferenciar entre grupos con diferentes patologi?as o capacidades de coordinacio?n [11]. Por tanto, tambie?n podri?a proveer informacio?n acerca de las diferencias cerebrales que predisponen a un deportista a lesionarse del LCA.

S1 juega un papel muy importante en el procesamiento de las sen?ales sensoriales para guiar las acciones motoras posteriores [12], mientras que el cerebelo esta? muy involucrado en la estabilidad postural[13]. Si tenemos en cuenta este hecho, una menor conectividad entre S1 y el cerebelo podri?a afectar directamente al control sensoriomotor de la rodilla y dejarla en una situacio?n de vulnerabilidad a la lesio?n.

En tareas que se requieren dimensiones espaciales y temporales se incrementa la actividad cerebral y la conectividad entre regiones sensoriales y cerebelosas, mientras que la actividad del cerebelo disminuye en tareas que requieren solo una dimensio?n espacial[14]. Teniendo en cuenta que las lesiones del LCA se producen en situaciones donde existen ambas dimensiones (espaciales como temporales), el de?ficit de conectividad S1 - cerebelo observado en la investigacio?n puede proveer evidencia preliminar de un biomarcador que predispone al atleta a la lesio?n del LCA (aunque todavi?a es necesaria mucha ma?s investigacio?n para corroborar estas observaciones).

Hace una de?cada ya se realizo? un estudio prospectivo [15] observando que una disminucio?n en la funcio?n neurocognitiva del deportista podri?a incrementar tambie?n el riesgo de lesio?n del LCA. En este caso, en lugar de emplear tecnologi?a de neuroimagen, utilizaron bateri?a de tests (ImPact) neurocognitivos creados en su momento para la evaluacio?n posterior a la concusio?n cerebral. Se dieron cuenta que una disminucio?n en el tiempo de reaccio?n, en la velocidad de procesamiento o la desorientacio?n espacial visual podri?a incrementar el riesgo de sufrir una lesio?n. ¿Co?mo puede ser esto posible?

Justo antes de que la carga llegue a la articulacio?n (por ejemplo, al caer de un salto) se ha de producir, en poqui?simo tiempo, una integracio?n sensorial y una planificacio?n motora compleja que pueda responder con la mayor precisio?n posible a las cargas impuestas sobre la articulacio?n. Si la funcio?n ejecutiva del cerebro es incapaz de negociar ra?pidamente con las condiciones de un entorno cambiante, se podra? producir una pe?rdida del control neuromuscular y, por tanto, una falta de regulacio?n o?ptima de la rigidez articular (afectando a la estabilidad dina?mica).

Hemos de tener en cuenta que en muchos deportes el entorno ra?pidamente cambiante requiere planificaciones cognitivas avanzadas a trave?s de mecanismos de control motor ‘feed-forward’ (el cerebro estima antes de que llegue la carga a la articulacio?n que? cantidad de tensio?n debe empezar a generar en las diferentes sinergias musculares). Esto es necesario porque la dependencia excesiva de mecanismos reflejos medulares para aportar estabilidad dina?mica puede que no sea suficiente para proteger la articulacio?n. Sabemos que incluso muchos ajustes posturales anticipatorios se producen 500 ms antes de la accio?n, o para incrementar la rigidez de la rodilla las contracciones comienzan 150 ms antes de que la carga entre en contacto [16,17]. Incluso ciertas contracciones musculares reactivas normalmente asociadas con los reflejos medulares pueden ser pre-planificadas por regiones supra-medulares [18].

Todo esto quiere decir que toda la secuencia de eventos biomeca?nicos antes de una lesio?n se pueden originar debido a errores o retardos de percepcio?n o accio?n en redes neurales responsables de anticipar el movimiento y poder generar la rigidez o?ptima en los diferentes mu?sculos para aportar estabilidad articular.

Todavi?a son necesarias muchi?simas ma?s investigaciones en esta li?nea para que podamos comprender mejor la potencial contribucio?n del cerebro tanto en la prevencio?n como la recuperacio?n de lesiones deportivas. Por otro lado, diferentes te?cnicas derivadas de la literatura de aprendizaje motor podri?an ser utilizadas para promover la neuroplasticidad y optimizar el control motor [19,20].


POR: Ricky Neuromecánica Lab

Fuente: Neuromecanica.com

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección