Un maestro con todas las letras

Si hablamos de un hombre humilde, ganador y buena persona nos referimos a Héctor Horacio "El Gringo" Scotta

Nació en San Justo, en la hermosa provincia de Santa Fé demostró su juego en Unión  en el año 1970  en ese momento jugaba de 8 un crack y termino marcando 9 goles en 23 partidos,  pero lo malo es que Unión terminaba descendiendo de categoría. Su ápodo del "el gringo" él dice que se lo pusieron en San Lorenzo por ser una persona alta y con rasgos de hombre de "campo" por su pueblo natal. 

Ya en 1971 paso por su amado San Lorenzo de Almagro ya jugando como win derecho  del 1971-1975 y su segunda temporada en  1979 y 1981, con 226 partidos jugados y 126 goles. 

En 1975 se le otroga el "balon de oro" y Mario Kempes el de "plata" todo un logro y una tremenda emoción para el gringo, además de saber que se realizaría por única vez semejante evento. 

Héctor cuando jugaba en aquellos gloriosos años fue un delantero y tiene un récord histórico de 60 goles en una sola temporada del fútbol argentino, la cual ningún otro jugador la pudo superar, ¡todo un campeón!

Un año más tarde se presentaría una gran chance ecónomica para Héctor y para los de Boedo emigrar al tan enorme Sevilla de España, la cual no iba a desperdiciar, con 101 partidos y 51 goles. Una tribuna del estadio del Sevilla y del Nuevo Gasómetro lleva su nombre, sos muy grande gringo.

Frases de los relatores de aquella época "la derecha del gringo es un mísil", como anécdota de esos remates tenemos un tiro libre jugando para el Sevilla de España, cuando lo ejecuta  y pega en la barrera del contrario, en este caso a un jugador del Barcelona le dejó toda la pelota marcada en el estómago, pateaba muy fuerte y los arqueros lo tenían muy presente. 

En la albiceleste iba a tener su chance también con 7 partidos jugados y 5 goles, Héctor dice que a él "no lo querian en la Selección" estaba Menotti en ese momento y tenía preferencias por René Houseman el cual compartía la misma posición que "el gringo", y el aseguró: "Menotti me convocó por convertir 60 goles en 1 año". 

Un hombre familiero, buen marido, padre y abuelo además de ser y haber sido un grande en el fútbol y en la vida también, todo el ambiente lo quiere y mucho por terner un corazón enorme.

En su actualidad Héctor sigue vinculado al club del cual es hincha, San Lorenzo,  trabaja en el Recreativo los sábados y está muy contento desde que asumió la última dirigencia con Matias Lammens y Marcelo Tinelli, porque se siente muy cómodo realizando su trabajo.

En el Recreativo participan un lindo grupo de ex jugadores, aparte de todo Matias Lammens disputó las ediciones del 87 al 90 y el primer equipo que lo vio lucirse, llevó el nombre de Héctor Horacio Scotta.

Redacción: Julieta Martino

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección