¿Qué es jugar bien?

Cuando se habla de jugar bien, muchas veces se hace referencia a un determinado estilo de juego, pero se puede jugar bien de diferentes formas, con distintas ideas.

Desde hace más de diez años, por lo general cuando se habla de buen juego se nombra al Barcelona o a cualquier equipo que tenga una idea de juego similar al conjunto Catalán, como si fuese la verdad absoluta.

Los que les gusta más atacar que defender manifiestan que se puede jugar bien solamente si se tiene el balón. A los que les gusta defender más que atacar sostiene que jugar bien es defender bien. Y los que les importa solo el resultado piensan que jugar bien es ganar. Sin embargo, ¿qué es jugar bien? Jugar bien es tener un buen funcionamiento colectivo de acuerdo a la planificación que se hizo para enfrentar a un rival y saber resolver las dificultades que puede presentar un partido. El jugar bien no pasa por un determinado de estilo de juego o por el solo hecho de conseguir un buen resultado.

El jugar bien no es solo tener la posesión del balón, ya que sobran los ejemplos de equipos que tienen la pelota el 75%  y no saben como romper las dos líneas de cuatro con las que se defiende el adversario y no pueden crear situaciones de gol. En cambio si ese equipo que se defendió lo hizo bien y cada vez que contraatacó generó peligro en el arco contrario, tuvo un buen funcionamiento. De esa manera, el que se defendía dominaba a su oponente y tenía el control del encuentro. Eso también es jugar bien.

Se suele descalificar a los equipos que no le dan mucha importancia a la posesión del balón, por ejemplo el Atlético Madrid, diciendo que juega mal y gana de casualidad. Pero, ¿cuántas veces los de Simeone son superados por el rival?

En la final de Champions League de la temporada 2013/2014, el “Colchonero” pasó a ganar el encuentro 1 a 0 y luego se posicionó en una determinada zona del terreno de juego con la idea de cerrarle los espacios al Real Madrid para que no lo lastimara y contraatacarlo. Si defendía bien ganaba la Copa. Y defendió muy bien más de 45 minutos, ya que los de Ancelotti no podían tener profundidad en ataque y lograron empatar en tiempo de descuento. Para el espectáculo seguramente que no fue algo lindo, pero el conjunto de Simeone tácticamente hizo lo que tenía que hacer más de un tiempo.

El Atlético del “Cholo” juega bien y es uno de los mejores equipos del mundo con su estilo defensivo y transiciones rápidas. Pero también juega bien y está entre los mejores el Manchester City de Guardiola con su idea de posesión, pressing alto y ataque constante. 

Por otro lado, un equipo que juega bien lo hace en todas las líneas, tanto en defensa como en ataque. En la actualidad Racing es el líder de la Superliga Argentina y a lo largo del torneo ha tenido momentos de muy buen funcionamiento colectivo. No siempre fue así porque en determinados partidos tuvo mucha fluidez en el juego generando muchas situaciones de gol pero cometió errores que le hicieron perder partidos o puntos. O consiguió triunfos pero defensivamente daba muchas ventajas.

Jugar bien es saber manejar bien los cuatro momentos del juego: defensa, ataque, transición ataque-defensa y transición defensa-ataque.

A pesar de muchas críticas recibidas, Francia fue el seleccionado que mejor se adaptó a esos cuatro momentos del juego.

Más allá en que lugar de la cancha se posicionaba, cuando se defendía los rivales no le llegaban mucho. Cuando recuperaba el balón, salía muy rápido de contraataque con profundidad y lastimaba a los adversarios.

En los momentos en que tenía el balón y atacaba teniendo que generar espacios lo hacía bien. No hay que olvidarse que le hizo tres goles a Argentina de esa manera luego de muchos pases. Además cuando perdía la posesión del balón trabajaba bien las transiciones ataque-defensa y fueron pocas las veces que lo complicaron en contraataques.

Sin dudas que el significado de jugar bien no es para todos el mismo y con hablar del último campeón del mundo nos damos cuenta que las opiniones están dividida. Al igual que los gustos futbolísticos de cada uno. Pero a la hora de hablar de lo que es jugar bien, los gustos y las ideas personales hay que dejarlas de lado y se debe analizar teniendo en cuenta factores como qué se buscó para determinado partido, qué se necesitaba y exigía el partido para conseguir el resultado deseado y cómo un equipo responde en los diferentes momentos del juego.

                                                                                  Redacción: Gabriel Tarquinus.

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección