Buenos formadores

En las divisiones inferiores de una institución deben estar personas capacitadas para trabajar con los juveniles.

Muchas veces se destaca que una determinada categoría se consagró campeón. Hay entrenadores que cuando obtienen un título sacan pecho. Sin embargo, en las divisiones inferiores de un club se debe trabajar pensando en el futuro y no en el presente. Ganar campeonatos puede servir para que alguien se acostumbre a ganar y sepa lo lindo que es. Pero el objetivo tiene y debe ser otro. El objetivo tiene y debe ser preparar jugadores con muy buenas capacidades físicas, técnicas y tácticas. ¿Cuántos entrenadores están capacitados para dirigir juveniles?

Muchas veces se le da la oportunidad de trabajar a alguien que como futbolista fue un referente y muy querido en el club, pero no se evalúa si sabe hacer el trabajo que se requiere hacer con juveniles. Capaz que esa persona es un genio para plantear partidos en lo táctico, un gran motivador y sabe manejar un grupo como pocos. Pero para estar a cargo de divisiones inferiores se necesitan otras cosas, por ejemplo docencia. Es por eso, que algunos hicieron una gran carrera trabajando en el semillero pero nunca pudieron afirmarse o no les importo dirigir en primera. Es el caso de Bernardo Griffa. 

En las divisiones menores se debe trabajar pensando en que el jugador que llega a primera debe saber jugar con diferentes dibujos tácticos: con línea de 3, 3 y 5 defensores, con uno y dos mediocampista centrales, con y sin enganche, con uno, dos y tres delanteros.

Hay defensores que llegan a primera y no saben jugar en una línea de 3 defensores ni mano a mano. Hay laterales que no saben jugar en una línea de tres pero tampoco como mediocampista por las bandas. Hay mediocampistas centrales que si no juegan con otro mediocampista central al lado se les hace muy ancho el ancho terreno de juego o mediocampistas centrales que no saben jugar o no se adaptan a jugar con otro 5. Hay volantes externos que si no juegan por afuera se pierden. Pero hay medios que si no lo hacen de interiores y si  por la banda pierden panorama y no saben como retroceder cuando su equipo pierde el balón. Todo esto pasa porque no se trabaja cuando se tiene que trabajar.

Por otro lado, hay jugadores que no se perfilan bien, otros no saben recepcionar de la manera correcta, la gran mayoría no manejan los dos perfiles, otros no saben definir, muchos no saben marcar, son pocos los que saben meter un cambio de frente con precisión, otros no saben cabecear…

Como se puede comprobar, hay muchas deficiencias tanto técnicas como tácticas y está relacionado en cómo se trabaja en el día a día. Se piensa mucho más en ganar que en formar y ese es un gran error.

Algo que se debe tener en cuenta es que no es lo mismo formar a un defensor que a un delantero, a un arquero o mediocampista. Un club debe tener especialistas en cada puesto. Por ejemplo Boca debe tener a dos ex arqueros que se ocupen de trabajar con todos los arqueros de las divisiones inferiores. También ex defensores trabajando con todos los defensores: ex laterales con todos los laterales y ex centrales con todos los centrales…Lo mismo con los mediocampistas y delanteros.

Más allá que un entrenador de inferiores sea un gran formador y esté muy capacitado para hacer su labor, seguramente no es un experto en alguna posición o no sabe todos los secretos de algún puesto. Entonces es ahí donde puede ser importante el ex jugador. Y aunque el DT que forma sepa los secretos de todos los puestos, que los juveniles trabajen con un especialista en su puesto le va a permitir ampliar los conocimientos y a estar más formado. Imagínense en Boca trabajando a Carlos Navarro Montoya y Óscar Córdoba con todos los arqueros, A Gabriel Batistuta y Marcelo Delgado con los delanteros. A Mauricio Serna y Raúl Cascini con los mediocampistas centrales. A Fernando Gamboa y Néstor Fabbri con los defensores centrales. A Hugo Ibarra y Carlos Mac Allister con los defensores laterales. A José Basualdo y Diego Cagna con los mediocampistas externos. A Alberto Márcico y Diego Latorre con los enganches. 

Sin dudas que los jugadores llegarían a primera con muchas menos deficiencias técnicas y tácticas y teniendo un gran conocimiento sobre el juego, algo que en la actualidad no ocurre.

Hay mucho por mejorar y es importante que se tome conciencia para que nuestro fútbol mejore y Argentina siga siendo potencia a nivel mundial.

                                                                                                                                                           


                                                                                            Redacción: Gabriel Tarquinus.

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección