LA COMPETENCIA EN EL BABY FUTBOL

Actualmente en el Baby Fútbol podemos encontrar miles de torneos competitivos para niños entre 6 a 13 años.

Como consecuencia de esto, tenemos torneos que hay descenso o asenso, produciendo en el chico una presión extra a la hora de jugar, cuando la realidad formativa de estas edades debería ser divertirse y aprender día a día para superarse.

El entorno durante los partidos también influye, encontramos  padres que les gritan a los niños, les dan indicaciones que lo hacen confundir y a su vez insultan o reclaman a los árbitros, sin entender que el único perjudicado es su hijo, ya que le genera una presión donde muchas veces no puede expresar sus habilidades o tal vez  una violencia en su hijo hacia el contrario. Nosotros como entrenadores debemos estar atento a estas situaciones, tratando de intervenir, invitando a esos padres a que hagan silencio o a salir, para que el juego de desarrolle con normalidad y diversión.

Por otro lado  a raíz de la competencia y el querer ganar, muchos entrenadores realizan sesiones de entrenamiento sin tener en cuenta las etapas de desarrollo en la que se encuentran sus dirigidos, presionando a cada chico con trabajos complicados y gritando cuando las cosas no salen bien, esto produce la expulsión o el abandono del chico en el club.

Los entrenadores debemos buscar formar a los niños, que el ganar sea una consecuencia de un trabajo de formación a largo plazo, que el niño hable el mismo lenguaje técnico-táctico. 
Debemos entender que habrá altibajos en la progresión de la enseñanza de los niños y que ser fiel a estos procesos de aprendizaje nos deja expuestos a perder. 


¿A PERDER? El perder es parte del proceso de formación. Siempre cuando me encuentro con grupos nuevos de niños o charlo con otros entrenadores, les digo que para mí no existe la palabra PERDER, que la cambio por CRECER, donde el PERDER es una consecuencia que puede surgir, por malas decisiones en el juego o porque nos falta seguir aprendiendo cosas nuevas y que para revertirla debemos seguir estimulando al niño, corregir errores para que pueda CRECER en su formación diaria. 

La competencia no es mala. Es un elemento importante y estimulante, siempre que se utilice bien, dentro del proceso de formación.

 

 

Por: Juan Pablo Gómez


 

Comentarios

  • eso es cierto aun que no lo pueda creer algunos padres, yo tube algunos problemas por esas actitudes de algunos papas asi sus hijo,pero siempre enfocando al creesimiento y desarrollo de los nenes en este deporte.
    jose jimenez

    eso es cierto aun que no lo pueda creer algunos padres, yo tube algunos problemas por esas actitudes de algunos papas asi sus hijo,pero siempre enfocando al creesimiento y desarrollo de los nenes en este deporte.

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección