ENTRADA EN CALOR

El Baby fútbol ha crecido a lo largo y lo ancho de la Argentina en los últimos años. En muchas ciudades y pueblos ha suplantando a los potreros.

La Entrada en Calor en el Baby Fútbol

Las funciones de las escuelas  de baby  fútbol, además de enseñar, tienen también funciones recreativas, educativas y competitivas. Es esencial que los entrenamientos sean divertidos y seguros. El entrenador debe tener en cuenta que los aprendizajes sean positivos, animando siempre a los niños y permitiendo así que optimen su confianza en sí mismos y en el juego.

Desde varios años recorro la Argentina  visitando diferentes clubes de baby fútbol, realizando capacitaciones de fútbol infantil junto con profesionales reconocidos. En este recorrido me fui dando cuenta que los entrenadores del baby Fútbol, algunos son padres de hijos que juegan en el club y otras personas que tuvieron una formación en el fútbol o son profesores de educación física. Dichos entrenadores comienzan con una  entrada en calor, haciendo correr a los chicos alrededor de la cancha o con otros ejercicios  que no tienen un objetivo concreto, poco divertido y motivador.

Debemos entender que la  entrada en calor sirve para preparar nuestro cuerpo para un esfuerzo mayor o especifico en la sesión de trabajo, y en el baby fútbol no debe superar los 15 minutos. Es por ello que a través de la experiencia que tengo en el baby fútbol  creo conveniente que las entradas en calor  tienen que desarrollarse a través de ejercicios o juegos orientados al fútbol dependiendo del objetivo de nuestra sesión.  En dicha  entrada en calor lo primordial es que este la pelota. También es conveniente que los juegos o ejercicios se orienten al objetivo central que se desarrollara en la parte principal de la sesión. Un ejemplo de esto es que si nosotros tenemos como objetivo el pase y la recepción en la parte principal, nuestra entrada en calor podrá ser jugar 2vs2 a dos toques en un cuadrado delimitado por conos de 5x5 metros.

Otra opción de entrada en calor para suplantar “el correr alrededor de la cancha”, son los juegos de persecución, como la mancha con o sin elemento. Este tipo de juegos nos permitirá preparar el cuerpo del niño para actividades posteriores y donde también tiene como objetivo físico  aeróbica.

Podemos mencionar también las entradas en calor, donde los ejercicios este orientada a la coordinación, en lo posible que terminen con la ejecución de un fundamento técnico del fútbol o trabajo de coordinación con pelota.

Es importante que cualquiera sea el tipo de entrada en calor que desarrollemos, debemos tratar que sea motivador para el chico, que genere en él un disfrute y a su vez un aprendizaje significativo.

Para concluir pensemos que los entrenamientos de baby fútbol duran aproximadamente 1 hora reloj, ya que nos suele suceder que el club posee otras actividades y los tiempos se acortan. Por ello que la entrada en calor cumple un papel fundamental y debemos saber aprovecharlo, como toda la sesión, siendo dinámica para evitar pérdida de tiempo.

Juan Pablo Gómez

Prof. De Educación Física

Técnico Nacional de Fútbol

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección