Para ser un gran DT no se necesita ganar campeonatos

Se considera a un Director Técnico muy bueno cuando logra títulos, sin tener en consideración que lo puede ser por otras cosas que por lo general no se tienen en cuenta.

Cuando se habla de los entrenadores una de las primeras cosas que se hace es diferenciarlos entre los que son ganadores y perdedores, muy buenos y los no tantos, sin  realizar un análisis de las condiciones que trabajan, el plantel con el que cuentan, en que situación está la institución que los contrata, en que momento se hacen cargo del equipo, el presupuesto que maneja el club, etc., etc., etc.

¿Un gran DT es solo cuando logra campeonatos?

Lo primero que hay que remarcar es que debe tener cinco cosas muy importante: manejo de grupo, ser motivador, capacidad de convencimiento, llegada al grupo y conocimiento. Luego, sin duda que no necesita del éxito deportivo, ya que puede serlo por hacer un gran trabajo, promoviendo juveniles, potenciando a los jugadores de manera individual y colectiva, consiguiendo objetivos que no sea necesariamente levantar una copa, incorporando futbolistas que luego son vendidos en un valor muy superior al que se lo compraron, por cambiarle la mentalidad al equipo. Un ejemplo fue Carlos Griguol en Gimnasia y Esgrima de La Plata donde tuvo un paso muy exitoso más allá de haber perdido el Torneo Clausura 1995 tras perder en la última fecha cuando llegó a ese partido ante Independiente como único líder. 

O por haber conseguido otros subcampeonatos en los torneos Clausura 1996 y 1998 y el Apertura 1998. Además fue protagonista en los Apertura 1997 y 2000.

Para el “Lobo” fueron momentos muy buenos en los que nunca habían estado tan cerca de lograr un título y Griguol fue determinante en ese cambio de mentalidad que le permitió a Gimnasia pelearle mano a mano a los grandes de nuestro fútbol.

El gran trabajo de Timoteo se vio reflejado también en las finanzas del club. En el período en que fue el entrenador se potenciaron jugadores como Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, Favio Fernández, Federico Lagorio. Además fueron promovidos juveniles como Guillermo Larrosa, Andrés Guglielminpietro, Mariano Messera, Roberto Sosa, Ariel Pereyra, Andrés Yllana. Todos ellos fueron vendidos y le dejaron un muy buen dinero al club.

Las ventas más importantes fueron la de Andrés Guglielminpietro al Milán, Roberto Sosa a Udinese y los mellizos a Boca. Entre las cuatro transferencias entraron al “Lobo” más de 25 millones de dólares.

Un caso similar fue el de Héctor Cúper en Lanús entre 1995 y 1997. Potenció al plantel, peleó campeonatos y el club vendió jugadores que le permitió a la institución tener un gran crecimiento, como Gabriel Schurrer, Ariel Ibagaza, Ariel López, y Carlos Roa.

Uno de los mejores ejemplos de ser exitoso sin lograr un título es Marcelo Bielsa.

El “Loco” en 2007 asumió en la Selección de Chile luego que la “Roja” no participara de los mundiales de 2002 y 2006. El conjunto chileno pasaba por un momento muy delicado futbolísticamente en el que la autoestima estaba por el suelo. 

Al poco tiempo de hacerse cargo, el equipo tuvo un gran cambio de mentalidad tanto dentro del terreno de juego como afuera, ya que el Seleccionado pasó a ser gran protagonista en las Eliminatorias con un estilo de juego muy marcado por la presión y el ataque constante más allá quien fuera el rival que le permitió clasificar a Sudáfrica 2010.

Por otro lado, los jugadores chilenos pasaron a ser mucho más profesionales desde la llegada de Bielsa.

El ex Director Técnico de Newells y Vélez no dejó campeonatos pero sí un estilo, una manera de trabajar, una mentalidad ganadora y sembró la semilla que le permitió a Chile poder ganar la Copa América en 2015 y la Copa América Centenario en 2016. 

En la actualidad podemos mencionar a Mauricio Pochettino como uno de los mejores entrenadores del mundo. El argentino lleva nueve años dirigiendo y no ha conseguido ganar campeonatos hasta el momento. 

Sin embargo, desde que llegó a Tottenham en 2014, siempre entró a copas europeas (varias veces a Champions League) y por el gran funcionamiento colectivo del equipo, varios jugadores son pretendidos por los mejores conjuntos del mundo. Además los “Spurs” se caracterizan por tener un estilo bien marcado que lo impuso “Poche” desde que se hizo cargo del plantel profesional hace cuatro años.

En la Superliga Argentina el campeón fue Boca, pero hubo entrenadores como Gustavo Alfaro, Frank Kudelka, Claudio Biaggio y Diego Dabobe que consiguieron clasificar a la Copa Libertadores de 2019 con presupuestos menores que Boca o River, y revalorizaron a jugadores que seguramente le dejaran buen dinero a las instituciones. Además lograron imprimirle el estilo que pretendían a sus equipos.

En el presente ellos y en el pasado los Griguol, Cúper y Bielsa entre otros, también han conseguido cumplir muy bien sus tareas y con éxito.

También hay que destacar a los entrenadores que no logran un campeonato pero que hacen un gran trabajo para que el DT que llega después saque provecho.

En la Argentina pasó con Carlos Bianchi cuando en 1993 asumió en Vélez. El año anterior Eduardo Manera hizo una renovación en el plantel profesional incorporando a Roberto Trotta, José Luis Chilavert y Horacio Basualdo. Además subió a primera división a juveniles con muchas condiciones como Marcelo Gómez, Cristian Bassedas, Omar Asad, Mauricio Pellegrino, Patricio Camps y José Flores.

Manera no pudo salir campeón pero todo lo realizado en 1992 dio su fruto a partir de 1993.

Ocurrió lo mismo con Oscar Ruggeri en San Lorenzo antes de la llegada de Manuel Pellegrini, Oscar Tábarez en Boca en 2002 y con Carlos Merlo en Estudiantes en la temporada 2004/2005, por citar algunos casos. Eso también es ser un gran Director Técnico porque armar las bases sólidas para obtener un torneo en el futuro es de mucho valor.

Cuando se mencionan a grandes Directores Técnicos, no hay que dejar afuera a dos de los más representativos en nuestro país y el mundo: César Luis Menotti y Carlos Bilardo. Ambos fueron campeones del mundo con la Selección Argentina pero luego han ganado muy pocos torneos o ninguno. Más allá de eso, han sido muy importantes en la evolución del juego y la táctica, y crearon escuelas futbolísticas muy marcadas.

Por la cantidad impresionante de títulos que lograron a lo largo de sus carreras,  se habla como grandes entrenadores de José Guardiola, Arrigo Sacchi, José Mourinho, Johan Cruyff, Carlos Bianchi, Carlo Ancelotti, Marcelo Lippi, Rinus Michels, Louis Van Gaal, Diego Simeone o Fabio Capello, entre otros, pero también hay que mencionar en esa categoría a los que hicieron un trabajo extraordinario que le permitieron a las instituciones tener un gran crecimiento futbolístico, económico y patrimonial, más allá de los campeonatos obtenidos.                                                                                                                                                              

                                                                                         Redacción: Gabriel Tarquinus.

Todavía no hay comentarios

Envía tu comentario

Su email no será publicado, todos los campos son requeridos - Fútbol ADN - no se responsabiliza por los comentarios de terceros, el sitio se reserva el derecho de aprobar o no el comentario

Comentario enviado correctamente

Cuando el comentario sea aprobado, aparecerá en ésta misma sección